Noticias

De Góngora a Rimbaud y de Rimbaud a García Lorca

Recientemente subí una entrada con el poema “Vocales” del francés Arthur Rimbaud, poeta maldito simbolista y autor de obras como Una temporada en el infierno o Iluminaciones, cuya obra poética total fue escrita en su adolescencia. Rimbaud fue el niño terrible de la poesía francesa, cultivó ese simbolismo que ha pasado a la historia de la literatura convirtiéndose en una de las figuras más destacadas.

Arthur Rimbaud

*****

En el soneto “Vocales”, el poeta establece una relación de correspondencias entre las vocales, los colores y unas sensaciones muy ligadas a la naturaleza. Esto, pues, es desarrollo de la corriente del simbolismo francés, también cultivado por otros autores como Verlaine, Mallarmé o Baudelaire.

“A negra, E blanca, I roja, U verde, O azul: vocales,

yo contaré algún día vuestro latente nacimiento:”

Arthur Rimbaud en “Vocales”

En este poema es perceptible, sin lugar a dudas, la rica herencia de Charles Baudelaire, autor de Las flores del mal, libro que contiene el famoso poema “Correspondencias” que le inspira a Rimbaud este soneto. La idea de las correspondencias de Baudelaire es un claro ejemplo del simbolismo por el carácter simbólico -valga la redundancia- que establecen unos objetos o conceptos en relación a otros, ya que estas correspondencias equivalen a audaces imágenes sensoriales representativas de la caótica vida espiritual del hombre moderno. La idea de las correspondencias fue expuesta por él por primera vez; sin embargo, este autor también tuvo sus referentes

Hay perfumes frescos como carnes de niños,
Suaves cual los oboes, verdes como las praderas,
Y otros, corrompidos, ricos y triunfantes,…”

Charles Baudelaire en “Correspondencias”

Pero… ¿de quién se pudo inspirar Baudelaire? Charles Baudelaire escribió en sus Diarios íntimos que toda la poesía oscila entre dos conceptos contradictorios: la vaporización, y la centralización del Yo («De la vaporisation et de la centralisation du Moi. Tout est là»). ¿Y qué poeta español explora y deforma mediante una poesía objetiva? Don Luis de Góngora y Argote es el poeta barroco por total excelencia que inspiró, en gran medida, la poesía de Charles Baudelaire, mediante su clara vaporización del Yo, “tortura” de las formas hasta hacerlas perfectas. El poeta andaluz, pese a su sublime semblanza, es un patriota cristiano y elitista que mantiene y desarrolla oscilación constante entre un “yo sensible” y un “múltiple yo imaginario” que va desde su obra de carácter autobiográfico, a sus sátiras, letrillas y fábulas. Lo que más puede relacionar en la obra poética de estos dos autores es que, si Baudelaire necesita de las correspondances para erigir su universo poético, Góngora precisa de la metáfora para lo mismo. El hilo conductor entre estas asimétricas personalidades literarias se hace ahora más claro: ambas herramientas de creación son, junto al concepto, “un acto de entendimiento que exime la correspondencia que se halla entre dos objetos” según decía Baltasar Gracián.

Velero bosque de árboles poblado,
Que visten hojas de inquieto lino;
Puente inestable y prolija, que vecino
El Occidente haces apartado:

Luis de Góngora en “A la embarcación”

Visto esto, podemos observar que Góngora inspiró en gran medida a Baudelaire, un poeta maldito que, desde las postrimerías del romanticismo, fue entrando en simbolismo pleno que desarrolló Rimbaud y fue esta influencia la que me hace pensar que la poesía de Rimbaud influenció a la generación del 27 y más concretamente a poetas como Federico García Lorca en su etapa final de Poeta en Nueva York.
Esta etapa de García Lorca se ve muy hermanada con la poesía de Rimbaud en un libro concreto, Iluminaciones.

Federico García Lorca

*****

Iluminaciones o Las iluminaciones es un libro de Rimbaud escrito mayoritariamente en prosa poética, aunque incluye los dos primeros poemas en verso libre de toda la poesía francesa. Estos poemas reciben un fuerte influjo de “El Spleen de París” de Baudelaire, poeta que he relacionado anteriormente con la poesía española de Góngora. Estos versos de Iluminaciones tienen una inmensa cantidad de imágenes sensoriales que pueden ser los primeros indicios del surrealismo, dándole más importante a su figura como poeta maldito, un adelantado a su época. Aquí reside su relación con Federico García Lorca, pues Poeta en Nueva York cumple esta misma característica, recurriendo a veces a mismos símbolos con una gran similitud en el canto a la desesperanza. Mismamente, en el primer poema de García Lorca en este libro “Vuelta de paseo” vemos la presencia de la muerte como símbolo y el color amarillo para plasmar esa imagen de palidez, igual que los elementos de la naturaleza como los árboles de muñones sin pájaros, la juventud representada por el niño, o el cielo y la tierra como elementos en contraposición. Esto mismo nos encontramos ante el segundo texto (según algunos críticos con los que concuerdo, a pesar de que Rimbaud no les llegó a dar orden) de Iluminaciones, el cual comienza con ese mismo color amarillo de la palidez moribunda, introduce elementos de la naturaleza como los rosales, habla de una “pequeña muerta” como esa juventud. Las imágenes que desprende podrían ser escritas por García Lorca en su mismo Poeta en Nueva York pues la temática es muy similar, en ambos escritores encontramos (para destacar) la enorme presencia del color negro, la naturaleza y la muerte, como puede ser el poema “Muerte” de García Lorca y “Vidas” de Rimbaud, o el agua en “Después del diluvio” de Rimbaud o “Niña ahogada en el pozo” de Federico, también la presencia de la visión de la ciudad como “La aurora” o “Panorama ciego de Nueva York” de García Lorca y “Ciudad”, “Metropolitano” o “Ciudades” de Rimbaud. Finalmente, en esta comparativa la visión del cielo coincide en ambos poetas, visible en su sentimiento acerca del cielo (cosa ya vista en el soneto “vocales” al cual, mediante el azul, Rimbaud le asigna el infinito) en “Navidad en el Hudson”, o “Cielo vivo” de Federico, con “Guerra” o “Frases” de Rimbaud.
Así pues, en esta comparativa entre estos poetas malditos pienso que el nacimiento del surrealismo se dio en los versos de Rimbaud, los cuales no podrían haberse llevado a cabo, quizás, sin la presencia del simbolismo de Baudelaire y, este, sin el cultismo de Góngora.

Entre las formas que van hacia la sierpe

y las formas que buscan el cristal,

dejaré crecer mis cabellos.

Con el árbol de muñones que no canta

y el niño con el blanco rostro de huevo.”

Federico García Lorca en “Vuelta de paseo”

Toda esta pequeña reflexión se ha gestado en la idea de las correspondencias de Baudelaire “contagiada” a Rimbaud y, en concreto, gracias a Paul Verlaine, por el que he hallado la relación del simbolismo con el barroco gongorino, ya que Verlaine, en su poema “Laxitud” cita un verso de Góngora, 《a batallas de amor, campo de plumas》. Después, el interés e influencia de Verlaine en Baudelaire, ya que lo leyó e incluyó en Les Poètes maudits comentando su obra y, por tanto, recibiendo su influjo. Esto, finalmente, me hizo ver la relación simbolista-culteranista que dio a luz a un surrealismo instrumental del que se sirvió Federico García Lorca y pudo forjar años atrás Arthur Rimbaud.

Jesús Miguel Pacheco Pérez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s